Icono del sitio Juan Pedro Gil

La imaginación, el alma en el proceso de la creatividad.

Hola! este es un post que se nutre de mis apuntes de clase con el Profesor Carlos garcía-delgado segués, Arquitecto e ingeniero industrial, «manchadito» con alguna interpretación, mala o buena, de un servidor.

La intención es invitar a reflexionar, bajo mi punto de vista, cuan interesante e increíble es nuestro cuerpo. E intenta definir de algún modo la imaginación.

La definición que regala la RAE de la imaginación es la «Facultad del alma que representa las imágenes de las cosas reales o ideales» y la «Facilidad para formar nuevas ideas, nuevos proyectos, etc.». El alma, algo tan importante y difícil de definir. En el proceso creativo definido por G.Wallas me haría situar la imaginación entre  la fase de incubación y la fase de iluminación y según A. Koestler estaría situada en la fase intuitiva Según A. Koestler. De ahí, el alma en el proceso de la creatividad.

Imaginación, 15 definiciones en el diccionario y entre ellas se leen las palabras como: inmortal, sustancia,  instinto, cualquier cosa, persona, aliento, religiones, principal,  espíritu, impulsa, inspira, dinamismo,  fuerza, vida, energía, viveza, culturas… No se, a mi personalmente me parece interesante.

La imaginación te permite formar ideas, formar imágenes, formar cosas… Y ¿Cómo funciona la imaginación? Para responder a esta pregunta se diferencian dos tipos de imaginación:

Para mi, la imaginación no voluntaria es la evidencia de que cualquier persona puede ser creativa. La intuición, el instinto, es dónde reside la imaginación no voluntaria, y tiene un gran potencial. Lamentablemente, hoy en día,  no se trabaja en la educación actual, no se entrena, y esto es debido al “platonismo”, conciencia y conciencia. Mi profesor nos contó, que en el periodo de la Grecia antigua, fue el momento en el que se reconoce que afloraron más genios en proporción, y en aquel momento se cursaban tres asignaturas. Lengua, Gimnasia y Música. Asignaturas que hoy en día apenas se le dan importancia.

La memoria, que es el conocimiento, el saber, y no refiriéndose al conocimiento consciente. Es todo lo que sabemos hacer. La escuela de “la biología  del conocimiento”, se opuso al conocimiento racional y sostiene que la memoria no es cerebro únicamente si no el cuerpo entero. Que todas las células tienen “memoria”. Hay que aceptar que la memoria no son datos estáticos, son dinámicos. Y la memoria es capaz de generar imágenes pos sí sola, de manera autónoma.

La imaginación no voluntaria es la capaz de responderte utilizando la memoria, a preguntas generalistas y a problemas sistémicos. La respuesta viene de la memoria y no de la consciencia. La consciencia solo ve el resultado “La pantallita en tu frente”. La conciencia es quien recibe ese resultado.

La imaginación, el alma en el proceso de la creatividad.