5 usos. Pensamiento creativo, para que sirve y para que se usa.

Hace ya un tiempo, en mi periodo como autónomo, ofreciendo mis servicios como consultor de creatividad e innovación y Creative problem Solver, con teléfono en mano, contactando con un posible cliente me dijo “pero si aquí no hacemos diseños ni pintamos cuadros!”. Era una inmobiliaria de la COSTA más BRAVA, dónde os podéis imaginar el nivel de competencia y de las posibles necesidades creativas que podrían tener. Parte de mi trabajo, muchas veces altruista, era puramente divulgativo.

Afortunadamente, la cultura del pensamiento está empezando a cambiar en el mundo de los negocios y también en otras actividades. Ya se empieza a pasar de un pensamiento puramente reactivo basado totalmente en la información, el análisis y la discusión a un pensamiento pro-activo, y para ello, necesitando la creatividad, además de la información, el análisis y la discusión, valga redundancia.

navaja-suiza

Según Edward de Bono en su libro el pensamiento creativo propone una clasificación de usos del pensamiento creativo, que usaré para exponer el contenido de este post. Pueden haber más aplicaciones de la creatividad igualmente válidos pero él expone los siguientes, que pueden englobar muchos tipos:

El perfeccionamiento o la mejora.

Este es una de las aplicaciones más habituales del pensamiento creativo. Se puede aplicar a cualquier cosa que estemos haciendo. Pero cuándo utilizamos el término “mejora” nos referimos también a menor costo, menor tiempo, menos errores, menos consumo de energía, menor contaminación, mejorar de experiencia del usuario, materiales más baratos, más simple…

Se parte con la actitud de que al examinar cualquier procedimiento o método se apuesta que podría haber otro mejor. Y de ahí, buscar esas posibles alternativas creativas para siempre perfeccionar o mejorar nuestros procedimientos, servicios, productos, etc.

Ya existe un cierto reconocimiento del valor de la búsqueda de nuevos procedimientos para mejorar. Pero habitualmente nos fijamos y nos centramos sólo en los fallos o problemas, que está bien, pero también es interesante examinarlo como un todo. De hecho, cuando hay fallos, los métodos lógicos de resolución de problemas suelen ser más que suficientes para eliminarlos, sin necesidad de creatividad. La eliminación de fallos o defectos es sólo un pequeña parte del proceso del perfeccionamiento y además nos puede limitar nuestra visión externa. Por ejemplo, es cómo si una empresa que fabrica ratones para ordenador aún estuviera concentrado en resolver la precisión o cómo limpiar la bola de lo antiguos ratones, cuándo esa tecnología ya no está presente ni el usuario la quiere. Lo cuál, al hacer un análisis más general en la búsqueda del perfeccionamiento se pueden introducir mejoras basándose en la experiencia, nuevas tecnologías, nueva información, el análisis y la lógica, pero de un todo.


La resolución de problemas.

Los problemas creativos provienen del mundo que nos rodea, de nuestros competidores o de “accidentes” o defectos en nuestros propios sistemas, por ejemplo.

Es ya una típica aplicación del pensamiento creativo, la resolución de problemas. Cuando los procedimientos estándar ya no ofrecen una solución hay que recurrir a la creatividad para buscar una solución, y aunque el procedimiento corriente ofreciera una solución, siempre tendrá sentido aplicar pensamiento creativo para buscar otras posibles soluciones, que quizás sean mejores, ya que nada te asegura ni que el procedimiento ni que la primera solución sean lo mejor.

Para la resolución de problemas existen dos enfoques: el analítico y el de diseño. Obviamente, el enfoque basado en el diseño requiere pensamiento creativo por el simple hecho de empezar de la nada. Pero incluso, la orientación analítica puede necesitar del razonamiento creativo para darle enfoques diferentes al análisis e imaginar posibles alternativas partiendo del análisis de una misma información.

*Otra manera de resolver problemas son evitándolos, en vez de buscar la solución, podemos ir a la raíz de dicho problema, ver cuando se produce y evitarlo. Hay gente que pierde las llaves, pues rediseñemos para que no se necesiten llaves para abrir la puerta.


Valor y oportunidad

Érase una vez, cuando la eficiencia y la resolución de problemas era suficiente… esos tiempos tan felices ya pasaron y hoy en día esas dos condiciones son apenas básicas. Ahora, para que una empresa siga sobreviviendo en este mundo caótico deben pensar en qué nuevos productos y servicios pueden crear, cómo pueden generar valor agregado, cómo deberían ser los nuevos mercados o segmentos de mercado, que nuevos canales de comunicación usar, etc.

Siempre se puede ir a rebufo, y muchas veces no es una mala estrategia, diseñar productos perecidos a los existentes o adoptar nuevos sistemas de mejora ya probados por otros, tecnologías en el mercado, etc. Todas estas estrategias son válidas y con mucho menor riesgo que ir rompiendo el hielo. Pero, ¿Por qué ser segundo o tercero o del montón cuándo se puede ser el primero? Es una cuestión de ADN, cultura de la empresa. Una empresa competente y bien dirigida debería tener este tipo de posibilidades, cómo saber aprovechar bienes que no se utilizan, el talento del capital humano o proveedores innovadores, por ejemplo, que sólo esperan que el pensamiento creativo los ponga en funcionamiento.

La generación de oportunidades requiere de pensamiento creativo. Nuevos valores es igual a nuevos conceptos y las ideas no caen del cielo, se han de ir a buscar. Si sólo se limitan a esperar que se presente una oportunidad, siempre serán del montón. Pero si ponen en marcha la capacidad creativa, pasarán al frente. Hay muchas empresas que son excelentes para producir objetos pero se quedan cortas para generar esos nuevos conceptos.


El futuro (Visión)

Para imaginar sobre el futuro es necesario pensar. Nunca tenemos suficiente información sobre el futuro, hacia dónde vamos, y es por eso que se necesita el pensamiento creativo para preveer las consecuencias de posibles acciones que tomemos en el presente e imaginar posibles alternativas de las consecuencias y de las acciones a tomar respecto a estas.

Las estrategias a futuro forman parte del diseño creativo, el diseño, ofrece las posibilidades, y la información y la lógica son partes fundamentales para su evaluación.

Se cree, que elaborar una estrategia consiste en un proceso de deducción teniendo en cuenta que las diversas posibilidades se dan por pura sensatez o lógica. Pero para elaborar estrategias se necesita poder generar mediante creatividad más cantidad de posibilidades y maneras de enfrentarse a posibilidades fuera de la lógica. Una estrategia concreta podría ser descartada por una evaluación lógica de una información, pero con un enfoque creativo de esa misma información podría convertirse en una buena estrategia, modificándola creativamente, ya que disminuiría que la competencia se adelantará.


Creatividad para la Motivación

Cómo ya comenté en otro post, Combustible para tu empresa – La motivación, la creatividad y la innovación,  la creatividad es un poderoso factor de motivación. La creatividad estimula y transmite la esperanza de encontrar una buena idea y que tenga valor y eso forma parte de la cultura de la organización.

Una empresa con cultura creativa y que apueste por la creatividad brinda a todos la posibilidad de alcanzar logros, de hacer la vida más divertida y más interesante. Y aún no consiguiendo resultados concretos mediante la creatividad, los aspectos motivadores se conservan.


Para finalizar. He usado esta clasificación de usos del pensamiento creativo como podría haber usado otro, ya que encuentro, que aún intentando dar una visión objetiva no deja de ser subjetiva, ya que se pueden mezclar o confundir aplicaciones de uso como futuro y oportunidades o problemas. Espero que haya sido de vuestro interés y hasta la próxima. Gracias!

Anuncios

Las 3 posesiones para que “cualquiera” desarrolle productos creativos.

En mi búsqueda sobre el conocimiento de la creatividad y la innovación me ha traído a presentarles el modelo componencial de Teresa Amabile. Es un modelo poco difundido y me pareció muy interesante el planteamiento, estoy muy de acuerdo con el modelo y como se plantea. La palabra componencial de este modelo hace referencia a los distintos elementos que componen la tendencia de una persona a ser creativa y crear productos creativos (música, máquinas, soluciones, reflexiones, modelos de negocio, etc.).

¿Que hemos de tener para desarrollar productos creativos?

 

El tesoro de la creatividad

 

TENER DESTREZAS RELEVANTES PARA EL CAMPO DE APLICACIÓN: Esto incluye, como no, conocimiento sobre el campo de aplicación, la destrezas técnicas necesarias y “talento” especial relevante para el campo. Y dependen de las capacidades cognitivas innatas, las destrezas perceptivas y motrices innatas y la educación formal e informal.

Imaginemos un productor musical que desea hacer una nueva producción, las destrezas relevantes para el campo y recursos cognitivos para afrontar el reto serían aquellas referentes a su conocimiento sobre estilos musicales, historia de la música, solfeo, conocer el sonido de los instrumentos, capacidades técnicas para utilizar el software de creación, en definitiva, las habilidades adquiridas en el oficio y el talento innato para la imaginar canciones.

TENER DESTREZAS RELEVANTES PARA LA CREATIVIDAD: Esto incluye un adecuado estilo cognitivo, conocimiento implícito o explícito de heurísticos para generar ideas novedosas y estilo de trabajo favorecedor. Y dependen del entrenamiento, la experiencia en generación de ideas y las características de la personalidad.

Además de las capacidades relevantes para el campo, el productor musical utilizará otras, que serán las responsables auténticas de que la tarea se realice de forma creativa, es decir, algo que vaya más allá de lo aceptable o técnicamente bueno. Cuando Amabile habla de “estilo cognitivo” se refiere a la autodisciplina, la independencia, tendencia a asumir riesgos, tolerancia a la ambigüedad, perseverancia ante la frustración, romper paradigmas, tener la capacidad de decidir que camino tomar, una despreocupación relativa de la aprobación social.

Además de funcionar con estos estilos cognitivos, otras destrezas importantes para favorecer la creatividad del producto es tener la práctica en útiles heurísticos, técnicas o prácticas que le ayuden a generar ideas para resolver y avanzar en la creación del producto. Además sumarle un estilo de trabajo característico por la persistencia y gran energía para que nuestro productor pueda concentrarse en el desafío durante largos periodos de tiempo.

TENER MOTIVACIÓN POR LA TAREA: Incluyendo las actitudes hacia la tarea y las percepciones propias de motivación para acometer la tarea. Y estas dependen del nivel inicial de motivación intrínseca hacia dicha tarea, la presencia y/o ausencia de limitaciones extrínsecas destacadas en el ambiente social y la capacidad individual para minimizar cognitivamente las limitaciones extrínsecas.

Y la más importante, porque esta puede ayudar a posibles deficiencias de las otras dos.

Una fuerte motivación ayuda a esforzarse para aportar a las destrezas para el campo de aplicación y las relevantes para la creatividad. Querer es poder!

Pero lo contrario no sucede, no podría compensar la falta de interés para emplearse con la dedicación y el esfuerzo que requiere la culminación de la tarea creadora. Nuestro productor musical podría ser una gran pianista, tener a su disposición el mejor hardware del mercado, e incluso estar muy bien pagado. Pero para poder elevar las cotas de la creatividad del producto, como podría ser estar bien pagado (una motivación extrínsica) no sería suficiente sin la motivación intrínsica. El balance entre extrínsica e intrínsica debería estar claramente decantado por la intrínsica.

El hecho de que estas posesiones estén al alcance de “Cualquiera” no caigamos en sobresimplificación. La verdad es que el que tiene como forma de vida la invención o creación hace uso sistemático de determinadas herramientas propias y actitudes que no se dan habitualmente en la población general. La gente elude la molestia de plantearse problemas que resolver  y/o salir de la zona de confort, etc. No obstante, Querer es poder!

El prototipo como pieza importante del puzzle innovación

Un prototipo es una versión o modelo de un “algo” final, este “algo” puede ser un producto, un servicio, un modelo de negocio, un nuevo mercado, etc. El prototipo es parte fundamental de un proceso de innovación. O al menos, recomendable. La innovación en si, es una apuesta y que cumpla las expectativas marcadas o no,  es cuestión de haber hecho un proceso de innovación inteligente y también, un pelín de suerte. Bajo mi punto de vista, el prototipo forma parte de ese proceso inteligente, que aminora  considerablemente el riesgo de una innovación.

Los prototipos se crean con rapidez y han de ser de bajo coste para poder explorar la factibilidad del concepto preliminar. El prototipo ayuda a visualizar y perfeccionar el “algo”. Muchas veces, sobre el papel, teóricamente funciona a la perfección, pero hasta que no se empieza a crear físicamente no vemos las posibles faltas, necesidades, etc.

El video es un prototipo hecho por mi de una idea inicial en busca de un objetivo diferente al que me encontré, sabiendo que no es una innovación disruptiva, la de manejar un coche teledirigido mediante un smartphone, si se puede considerar si no somos muy exigentes en una innovación incremental para una “empresa” que aún no lo hubiera desarrollado:

El primer prototipo no tiene que ser perfecto. El prototipo no es tan funcional como el final, ya que no se lleva a cabo con la totalidad de los elementos. Lo importante es incluir los elementos básicos. Y darle la importancia que se merece, la rapidez con la que se genera el prototipo.

Porqué hacer un prototipo, cuáles son sus principales utilidades:

  • Prueba la funcionalidad y viabilidad de la idea inicial. Y puedes empezar a evaluar con mayor brevedad.

  • Aprender problemas que se presentarán durante la implementación y mejorarlo antes.

  • Importantísimo elemento para que no se pierda el estado de ánimo sobre el proyecto

  • Aprender sobre las interacciones entre el cliente y el producto, adaptar el prototipo para dar una mejor experiencia, observar con sus propios ojos el propósito y potencial de la idea.

  • Modo para probar antes de proceder a la producción  de la innovación en cuestión.

  • Ofrece información técnica para su fabricación, en caso de productos.

  • Como modelo para ser exhibido, por ejemplo, los prototipos futuristas de los fabricantes de coches. O para convencer a  responsables de la empresa para una posible fabricación de producto, implantación de servicio, etc.

  • Presentar el prototipo a clientes o inversores, podrá clarificar las metas del proyecto, mejor que un plan escrito únicamente.

Prototipo Ideo

Es interesante y necesario dejar que los usuarios prueben el producto mediante prototipos desarrollados, y recabar información gracias a dicha interacción. Se debe repetir el proceso de prototipaje tantas veces como sea posible, para evolucionarlo tanto como sea posible antes de lanzarlo.

 El design thinking identifica el prototipo como una de las fases dentro de su metodología. Empatizar con los usuarios, generar ideas y confrontarlas continuadamente con el usuario a través del prototipo. Y usar el el prototipo como instrumento de aprendizaje, pensamiento y referencia para la evaluación de soluciones. De este modo se analiza la idea seleccionada, se testea con el usuario real, obteniendo así conclusiones y posibles redefiniciones de la idea inicial. Construir prototipos de la ideas más prometedoras.

Algunos veteranos de la innovación identifican el design thinking como una etiqueta moderna de algo que se lleva haciendo durante mucho tiempo. No obstante, la imagen que he puesto es la típica que se suele mostrar en esta metodología que nos sirve de igual manera para la explicación de este post.

El primer prototipo que hacemos ya es una solución en si. Tiene una clara idea de cuál será su proposición de valor. Y nos sirve como herramienta o técnica creativa utilizada habitualmente por todos nosotros para crear ideas. Un estudio de la universidad de Stanford  señala que el cerebro es capaz de generar más soluciones cuando tienes a tu alcance prototipos.

Durante la elaboración de los prototipos, los equipos pueden adquirir nuevas percepciones a partir de la observación y pueden llegar a replantearse el problema de una manera completamente nueva, darle un nuevo enfoque.

El prototipo es una pieza importantísima del puzzle innovación. Ayuda a visualizar lo que puede ser la innovación en si, esa idea llevada al mercado. Y de ahí al éxito! minimizando riesgos gracias la prototipo. No nos volvamos locos!

Identifica tu presa – Sesión creativa para identificar y analizar tu cliente potencial

Aquí os dejo una de mis sesiones creativas.  Una sesión creativa diseñada para analizar y definir nuestro cliente potencial. Al final de la sesión se obtiene una información muy valiosa para hacer un estudio más exhaustivo para desarrollar el plan de marketing y/o replantear si nuestros productos están bien enfocados o si se pueden mejorar.

Antecedentes: Esta sesión ha sido diseñada para una empresa que tiene una tecnología desarrollada muy interesante y muy usable por cualquiera, enfocado a uso personal. Pero, esperar cautivar a toda la especie humana es un trabajo difícil y costoso ($$). Y por ello, hay que definir cuál es el cliente que mejor aceptará la tecnología, más rápido e importantísimo, pagará por ella. Y vislumbrar pequeños cambios en nuestro producto para cautivarlos.

La sesión es aplicable para empresas y emprendedores de todo tipo. Sirve para reflexionar sobre nuestro actual cliente, y nuestro producto/servicio.  Para desarrollar planes de marketing, para reflexionar sobre cuál fue/es/será nuestro cliente potencial. Etc.

La sesión tiene 2 partes diferenciadas. La introducción donde siempre recuerdo aspectos importantes para las sesiones e incluye un ejercicio de calentamiento. Y la sesión en si.

  • Introducción: Objetivo de la sesión,  proceso y roles de la sesión, convergencia y divergencia Y un ejercicio de calentamiento. Es el momento de crear el clima y coger confianza para participar activamente. Es posible
  • Debate 1 – Cartas sobre la mesa – Nuestra tecnología: La intención es abrir el debate y compartir puntos de vista sobre la tecnología o producto que se vende. Es un momento dónde presentar el producto desde diferentes perspectivas a todos los miembros del grupo. El  facilitador irá haciendo preguntas para poner encima de la mesa información relevante, provocará reacciones y a la vez moderará el debate.
  • Encendiendo las luces: Esta técnica está enfocada a sacar información de todos los miembros sobre como ve al cliente potencial. Es importante la cantidad y por eso no quiero que compartan en abierto las reflexiones y por ello hago que sea individual, no quisiera que se sintonizaran los argumentos. Es interesante encontrar diferencias entre lo que opinan los miembros del equipo.
  • Primera aproximación: Es momento de converger, después de generar información sobre la tecnología/producto y generar posibles perfiles indirectamente del perfil. Convergemos con la fórmula. Abriremos debate y compartiremos estas frases.
  • Haz tu persona: Con esta técnica aún convergemos más, porque con toda la información originada hasta el momento creamos una persona que cumpla los criterios encontrados durante la sesión. Ahora, en esta parte de la sesión ya tenemos algunos perfiles candidatos a ser clientes potenciales.
  • Mapa de empatía: Con esta técnica volvemos a generar más información, nos ponemos en modo divergente y damos vida a las personas creadas en el ejercicio anterior.
  • Segunda aproximación: Después de el recorrido hacemos el esfuerzo de redefinir o reforzar el perfil del cliente potencial.
  • DEBATE 2 – Cartas sobre la mesa – Nuestro cliente: Abrimos de nuevo un debate y ponemos puntos de vista en común intentamos crear consenso de quien puede ser el cliente potencial.
  • Diseña la caja: Una vez consensuada la opinión de nuestro cliente potencial, diseñaremos el producto para el. De este modo reflexionamos sobre nuestro producto, empresa, mensaje, imagen, etc. Que verá nuestro producto potencial y abre una nueva reflexión sobre en que aspectos podemos mejorar para cautivar a nuestro cliente potencial.

Decir que la sesión y las técnicas están enfocadas a un determinado equipo de trabajo, dónde tengo en cuenta el número y el nivel de “oxidación creativa” y el problema/reto/objetivo a resolver . Esta sesión está hecha a medida para una empresa en concreto. Y me disculparéis si no ha sido muy explicada al detalle toda la sesión. Es un post y no me puedo enrollar mucho. Para más información.

Con la información generada en esta sesión queda hacer un estudio de mercado. Que confirmaría nuestro cliente potencial, o no.

 

5 pasos para crear una cultura innovadora y creativa en la empresa. Sin traumas y con alegría!

Este post explica de que modo y que pasos debería tomar la empresa para transformar una empresa o organización instaurada en metodologías del siglo XVIII y llevarlas al presente/futuro de lo que una empresa debe ser. Innovadora y creativa. Por supuesto, desde mi punto de vista.

Brotes verdes

Los tiempos cambian y las personas cambian, la empresa no solo debe apreciar estos cambios en el exterior y ver la realidad como un cambio únicamente en el consumidor o cliente. Sino que la empresa está compuesta por personas. Y estas también han cambiado. Transformar, renovar e instaurar una nueva cultura hace de la empresa que rebrote con más apetito para afrontar este nuevo panorama dinámico, complejo y hostil.

Los pasos para crear en la empresa una cultura innovadora y creativa son:

  1. Es fundamental el compromiso del jefe (CEO), para que una organización logre transformarse, es él quien ha de confiar de que la innovación y la creatividad es la solución para seguir aportando valor a la empresa. El jefe ha de comunicar al consejo y  directivos principales el deseo de transformar la organización, consiguiendo una alianza con la mayoría  y que respalde la idea. El CEO ha de considerar que las ideas de todo el personal pueden AYUDAR a tomar decisiones importantes.  Y estar dispuesto, como no, a asignar recursos para las buenas ideas y no ser solo aportaciones simpáticas, si no soluciones llevadas a la práctica.

  2. Definición y puesta en marcha de un plan interno de comunicación de la innovación. Hay que comunicar al resto de la organización del cambio de cultura. Dejar claro cómo funcionaba la empresa antes y como va a funcionar próximamente.

  3. En este paso hay que intentar, a los posibles inhibidores de la nueva cultura, eliminarlos o transformarlos. Pueden ser procesos, personas con sus pensamientos, etc. Es importante identificarlos y poner remedio. Por otro lado, hay que poner en marcha los motivadores, más que recompensar directamente, lo ideal es motivar a los trabajadores ( Combustible para tu empresa ), tomar las ideas del trabajador en si es motivador.

  4. Adoptar un proceso o modelo de innovación. Yo soy de la opinión de que hay empresas que no pueden, ni deben adoptar ningún modelo ya establecido, sino que deben adaptar o crear uno a medida para su empresa. Formar  a los trabajadores en innovación y técnicas creativas o con ayuda externa. Y crear un grupo de trabajo para diseñar el proceso creativo-innovador de la empresa. El grupo debería tener presencia de todos los ámbitos y niveles jerárquicos. Siempre y cuando la configuración de la empresa lo permita.

    1. Libertad de acción, el equipo tiene que dar su opinión y ser muy influyente en el momento de escoger el camino más ideal.

    2. Creación de un sistema para la gestión de ideas o acoger los que ya hay definidos. Organizar grupos creativos.

    3. La creatividad verla aplicada en dirección, tienen que comprometerse con la nueva cultura y creer.

  5. Y por último y muy importante es el enfoque. La nueva cultura ha de estar orientada a la obtención de resultados concretos, plantear retos y que se solucionen. Evaluar el proceso y alimentar el proceso con historias de éxito y aprendizaje de lo que no acaba de funcionar para seguir trabajando en la dirección de superarlo.

Sí, lo se! Es difícil,  es imposible, es… bueno, si esa ha sido tu primera reacción te recomiendo que veas este post, y descubrirás que no estás solo con tus miedos. De hecho estás identificado! Difícil es tocar el piano con los pies, y hay quien lo hace.

Si por el contrario este post te anima a intentarlo y necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto.

 

Barreras para la innovación. Y Flik el innovador, definitivamente, soluciona el problema (ahuyenta a los saltamontes).

Vá! un pequeño esfuerzo, primero el video. Son 1 minuto y 40 segundos.

 

 

Flik es el protagonista de la historia y menos mal! ¿Que tipo de película nos hubiéramos encontrado si él no fuera el protagonista y lo fueran las otras hormigas?… Pues la película se parecería bastante al panorama actual, empresas que no innovan y que matan la creatividad.

El perfil de Flik: Fluidez, originalidad, flexibilidad, tolerancia de la ambigüedad, capacidad para jugar con ideas, optimismo, humor, fuerte motivación, independencia, sensibilidad, entre otras. Son las características que diversos estudios han  identificado que poseen las personas creativas e innovactivas. ¿Os imaginais el mundo empresarial sin perfiles como el de Flik?  Bajo mi punto de vista, es obvio que necesitamos este tipo de perfiles, pero no solo en mundo empresarial, sino en la vida. Aún andaríamos con ruedas cuadradas.

¿Os podeis imaginar que en el mundo de la empresa se cohiba la creatividad y la innovación de esa manera? Pues, me temo que suele pasar. Y os podeis imaginar de qué va la película, no?

Os listaré unas cuantas barreras para la innovación. Que son bastante típicas, pero son:

  • Rechazar por sistema la utilización de métodos poco usuales. “…Hemos cosechado de las misma forma desde que era crisálida…”

  • Ridiculizar las nuevas ideas. “ La princesa no puede perder el tiempo en tonterías…”

  • La poca aceptación de riesgos.

  • Ver con mala cara las bromas y el sentido del humor.

  • No reconocer los méritos.

  • Impermeabilizar los departamentos entre si.

  • Planteamientos organizativos que obstaculizan la creatividad.

  • No aprobar la interacción entre los empleados.

  • El derrotismo. “No podemos”

  • El facilitismo, rápido y mal. “Esto es jauja!”.

  • El lucimiento profesional para defender una situación de privilegio adquirida. 😉

  • No reconocer la resistencia al cambio. Es así y hay que estar preparados.

  • Entre otras, que si las quereis comentar, completaríamos este artículo y sería un placer aprender más.

 

Flik en esta escena abandona derrotado por la mediocridad. Pero os aseguro que acaba triunfando! Eso sí, en equipo

Ahora tu decides, ¿Quieres ser el protagonista de la película?

Las 6 fases del plan estratégico + los 10 riesgos que nos enfrentamos si no tenemos plan! … 2×1! estamos qué lo tiramos oiga!

Y eso que yo era un poco reticente a títulos de post en plan… las “x” formas de… Pero me dejé ir por el entusiasmo y la ilusión de que los lectores se sientan más atraídos por este tipo de títulos y se animen a compartirlos. E hice un 2×1! 😉

Bien, a lo que vamos, el plan estratégico es una herramienta indispensable para conducir adecuadamente todo tipo de empresas desde las más grandes a las más pequeñas. Según los análisis que ser realizan se definen las líneas básicas donde la empresa debe trabajar en los próximos años por tal de potenciar sus puntos fuertes, mejorar los puntos débiles, aprovechar las oportunidades y evitar las amenazas. Y en este plan se definen los objetivos generales de la organización, sobre los cuales se van a diseñar los planes de acción.

En definitiva, el plan estratégico analiza los escenarios para detectar oportunidades y riesgos, define una visión de futuro para fijar rumbo, se seleccionan las estrategias o caminos que van a seguir para unir el presente con el futuro deseado, se enfoca una misión para la empresa, diseña la estructura más adecuada para la misión y prepara el plan de acción con sus objetivos y cronogramas para cada componente de la organización.

Con el párrafo anterior se vislumbra las seis fases para realizar un plan estratégico, que son:

  1. Analizar los escenarios: Esta fase consiste en estudiar las circunstancias que rodean la empresa para detectar las oportunidades y anticiparse a los riesgos. El mundo cambia de manera acelerada y, por ello, es necesario conocer en qué se modifican los escenarios donde interactúan las personas, las organizaciones y la empresa.

  2. Formular una visión de futuro: “hacia dónde vamos!” Es importante definir un destino al que querer dirigirse. La visión  ayudará a desarrollar conductas proactivas, creativas e innovadoras en el equipo y, con estas, hacer frente a los desafíos que se encontrará la empresa por el camino para llegar a su meta.

  3. Seleccionar las estrategias más adecuadas: Estrategia, camino, travesia, senda, ruta, trayecto… son sinónimos de lo que será el medio para conseguir llegar al destino, destino que la empresa identifica en su visión. Cómo en la vida real, siempre existe más de una vía para alcanzar el destino, la meta propuesta. Y si tenemos un solo camino… “Houston tenemos un problema”. Por lo tanto, hay que intentar definir más de una estrategia y entre ellas, elegir las más convenientes, en función de la visión, el tiempo disponible, los recursos necesarios y las oportunidades y los riesgos de cada alternativa.

  4. Asignar una misión: “¿Que haremos? y ¿Dónde lo haremos?” son las preguntas que responde la misión. La misión es el resultado de una visión previa que indica hacia dónde desean dirigirse y de la elección de determinadas estrategias que permitirán alcanzar las metas definidas.

  5. Diseñar una estructura adecuada: La empresa debe tener una estructura adecuada a la misión asignada. Procesos, recursos humanos, etc.

  6. Preparar el plan de acción: Se definen los objetivos asignados a cada persona y a cada departamento, se obtienen y se asignan los recursos (humanos, materiales, tecnológicos y económicos), se ponen en marcha las actividades y se monitorean.

    Equipo planeando

Es importante remarcar, en mi opinión, que el plan estratégico se debe hacer desde un punto de vista creativo, es decir, no encontraréis vuestro plan estratégico buscando en google: “plan estratégico para empresa textil”, por ejemplo. Se debe invitar a miembros de la empresa a participar en estas fases, y no solo hablamos de jefes intermedios y/o jefes de departamento, sino a miembros que no pertenecen a la jerarquía, pero que son fieles observadores de la situación tanto interna como externa, se trata de democratizar la inteligencia colectiva y conocer la realidad.  Y como no, un “facilitador” que mediante técnicas creativas bombee información e ideas de los participantes. Pudiendo ser  alguien de la empresa capacitado o uno externo (se me ocurre uno de confianza).

Y ¿Qué riesgos afrontaremos sin líneas estratégicas definidas?:

  1. Actuar sin rumbo, sin sentido del futuro y sin tener claros qué objetivos ni como llegar a ellos.

  2. Dificultad en la toma de decisiones, en la medida que no contamos con un marco de actuación.

  3. Centrarse  en hacer las cosas, que ya dominamos, de forma más adecuadas  y no en las cuestiones más importantes.

  4. No tener claro cuales son las ventajas competitivas ni como poder diferenciarse.

  5. Ser excesivamente reactivos, sin anticipación en las acciones.

  6. Dependencia del entorno (competidores, clientes, proveedores…).

  7. No utilizar los recursos con eficiencia.

  8. No tener claro hacia donde va la empresa, ni cual es o será nuestro posicionamiento.

  9. No disponer de un proyecto compartido donde se involucren las personas de la organización con un objetivo común.

  10. Y padecer un deterioro lento e incontrolado.

El planeamiento estratégico es un sistema de liderazgo que se inicia con una visión sobre el destino al que una empresa desea dirigirse y luego selecciona y pone en marcha las estrategias que posibilitarán trasladarse desde la situación actual hasta esa otra que buscan alcanzar en un futuro determinado.

El simple hecho de plantearse, el hacer o no, un plan estratégico ayuda a reflexionar la importancia de este. Y practicándolo aunque sea en petit comité encontrar en el proceso nuevas maneras de hacer, nuevos servicios, nuevos productos y en definitiva innovar.